ODONTOLOGÍA GENERAL

Contamos con Odontólogos Expertos en Salud Dental, materiales y procedimientos que te ayudan a prevenir y conservar tu salud oral.

LIMPIEZA DENTAL

Al no hacerse una limpieza dental periódica se puede aumentar el riesgo de contraer infecciones dentales, mal aliento, enfermedad de las encías y otras enfermedades periodontales. Todas estas enfermedades aumentan el riesgo de caries y otras gravedades bucales.

La limpieza dental es sumamente importante para mantener la salud bucal. Se recomienda realizar como mínimo una limpieza cada 6 meses. Si dejas pasar mucho tiempo en hacerte una limpieza puedes acumular mucho sarro y generar movilidad en tus dientes, ocasionando graves enfermedades; o podrías adquirir grandes caries que podrían ocasionar la pérdida de dientes y necesitar implantes. ¡No te arriesgues!, programa tu cita cada 6 meses y previene cualquier riesgo; de lo contrario, necesitarás tratamientos correctivos más largos y costosos.

La limpieza consta de:

Profilaxis dental:

Procedimiento de higiene dental cuyo principal objetivo es limpiar las superficies dentarias retirando la placa bacteriana que se encuentra acumulada en zonas de los dientes que normalmente  no son accesibles con el cepillado dental. Y también, retira manchas superficiales de las piezas dentales. Si no se retira la placa bacteriana, aparecen caries que si se deja pasar mucho tiempo puede generar la pérdida total o parcial del diente.

Detartraje:

El detartraje y alisado radicular eliminan la placa y el sarro presentes debajo de la línea de las encías. Estos tipos de limpieza controlan el crecimiento de bacterias y permiten a las encías volver a fijarse firmemente a los dientes. Estos procedimientos abarcan regiones más profundas que una limpieza habitual.

Aplicación de flúor:

El Flúor es un mineral útil para la prevención de las caries porque refuerza el esmalte de los dientes haciéndolo más resistente al ataque ácido de los microorganismos de la placa bacteriana. También es útil para tratar la sensibilidad en los dientes porque genera una capa protectora en el esmalte haciendo que el frío y calor no repercutan en el diente. Debe de ser aplicado por el odontólogo periódicamente.

¿Por qué con Sonríe?

En Clínicas Sonríe contamos con un equipo de especialistas capacitado para llevar a cabo una limpieza bucal profunda acompañado del equipo, materiales y tecnología de punta para el mejor diagnóstico y cuidado de tu sonrisa.

CARIES

¿Qué son las caries? la placa bacteriana produce ácidos fuertemente corrosivos que atacan el esmalte dental, dando origen a la caries dental (enfermedad local que ataca la sustancia dura del diente: esmalte). Si no se detecta a tiempo y se realiza la restauración correspondiente la misma comienza a atacar la dentina, que es el otro tejido que se encuentra por debajo del esmalte y la persona comienza a tener dolor pudiendo esto terminar en un tratamiento de canales.

SELLANTES, RESINAS E INCRUSTACIONES

La placa bacteriana produce ácidos fuertemente corrosivos que atacan el esmalte dental, dando origen a la caries dental. Si no se detecta a tiempo y se realiza la restauración correspondiente la misma comienza a atacar la dentina y la persona comienza a tener dolor pudiendo esto terminar en un tratamiento de canales.

SELLANTES de fosas y fisuras

Este procedimiento previene lesiones de caries ya que se coloca sobre la superficies dentales, ya sean primarias o permanentes, un material dental que sella las fosas y fisuras de los dientes.

RESINAS

Resinas (rellenos) compuestas y amalgamas

Las resinas son restauraciones dentales que se realizan a piezas con caries o fracturadas tapándola con resinas compuestas que son del mismo color del diente y/o amalgamas de color metálico que contiene plata, mercurio y otros elementos. Las resinas (rellenos)  se clasifican según la cavidad que se realizó (clase I, II, III, IV, V, VI).

INCRUSTACIONES

Cuando por caries se pierde una parte del diente, se realiza una incrustación, que es una copia fabricada de la parte perdida que luego se coloca para completar la pieza dental. La incrustación puede ser de la parte interna del diente (el centro) como de la parte externa (alrededor).