¿Alguna vez ha pasado por tu cabeza la cantidad de bacterias que se transmiten a través de los besos? Si bien es algo que hacemos de manera cotidiana, tal vez nunca nos lo hemos preguntado o simplemente no es algo a lo que le damos importancia.

En un estudio reciente se encontró que los besos pueden llegar a transmitir alrededor de 80 millones de bacterias entre dos personas.

Aunque este dato suene un poco “desagradable” besar también tiene sus beneficios; cuando damos besos además de aumentar la producción de hormonas de la felicidad tales como la serotonina, oxitocina y dopamina, también se estimula el flujo de saliva, que a su vez neutraliza los ácidos, remineraliza dientes y ayuda a deshacerse de los alimentos restantes.

Sin embargo, no todos los besos son saludables

La boca contiene una mezcla de bacterias buenas y bacterias malas, algunas de estas bacterias “malas” incluyen las caries y la gingivitis denominadas enfermedades periodontales.

Tanto la caries como la gingivitis son padecimientos comunes en la población y son causados por falta de higiene bucal. Al no cepillar de manera regular tus dientes y utilizar hilo dental, la placa bacteriana se va acumulando produciendo toxinas que irritan el tejido de tus encías y dientes provocando una serie de síntomas molestos.

¿Cómo identificar si tienes alguno de estos padecimientos ?

El trabajo de tu cuerpo es poder combatir con las bacterias malas de tu cuerpo, en el momento en que comienzas a tener síntomas, es exactamente el momento en el que tu cuerpo está haciendo un llamado para que atiendas el problema a tiempo. Recuerda que aunque pudiera ser insignificante, si no se le da la atención debida, eventualmente se puede transformar en algo de gravedad.

Los síntomas más evidentes de la gingivitis son, encías rojas o inflamadas, sangrado de encías de manera espontánea, sangrado de encías al cepillarse, mal aliento e incluso dientes flojos. En cambio las caries se pueden identificar si tienes encías inflamadas, mal aliento o dientes muy sensibles ante alimentos y/o bebidas calientes o frías..

Seguramente te preguntas ¿son contagiosos estos padecimientos?

Efectivamente si pueden llegar a ser contagiosos pero tenemos buenas noticias, si tu o tu pareja tienen gingivitis o caries no es necesario dejar de besarse para protegerse.

Las caries y la gingivitis no se contagian de la misma manera que la gripe o un virus, estos padecimientos periodontales no sólo se deben a la transmisión de las bacterias “malas” sino que obedecen a factores como :

  • La presencia de malas bacterias en la boca
  • Malos hábitos de higiene oral
  • Un sistema inmune comprometido
  • Sistema inmune en desarrollo como el de los niños

Si te aseguras de estar practicando una higiene oral adecuada como el cepillado después de cada comida, uso de hilo dental y visitas cada 6 meses al dentista para limpieza no tendrás problema alguno.

¿Qué hacer en caso de tener gingivitis o caries? ¿Cómo evitar contagiar a tu pareja?

Lo ideal será ser muy consciente de los hábitos de higiene bucal diarios, que tu boca esté libre de gérmenes como sea posible. Asegúrate de que tu pareja tenga cuide de su salud bucal a través del cepillado, hilo dental y enjuague bucal; pero sobre todo y lo más importante que sepas que visita periódicamente al dentista.

Como pareja es importante que se apoyen mutuamente y que se preocupen el uno por el otro, de esta manera, podrás tener la certeza de que no sólo estás con una persona con hábitos afín, sino que estás con una persona que se interesa por estar sano.