Hola mi nombre es Rodrigo y me invitaron a escribir en el blog sobre mis experiencias como paciente de clínicas Sonríe, espero les guste los temas porque nacen de las dudas que me surgen. Cuidarse los dientes es un tema importantísimo y acá les iré colocando mis vivencias, ¡ojalá se identifiquen!

El jueves pasado hablé con el instructor de mi gimnasio sobre la importancia de la dieta para construir una buena masa muscular y como afecta en la salud en todos los aspectos.

Me decía que hay atletas que hacen trampa y que consumen esteroides, pero que terminan padeciendo de diferentes males, inclusive, en casos extremos habían unos que se les caían los dientes porque tenían mala circulación en las encías.

Eso me pareció sorprendente, porque nunca imaginé que una mala alimentación – sumada al consumo de sustancias controladas – fuera a influir en la calidad de mis piezas dentales.

El sábado que tuve cita en Sonríe aproveché para preguntarle a mi dentista, sobre si era cierto lo que me dijeron. Y me lo confirmó.

Una dieta balanceada ayuda a tener un sistema inmunológico fuerte y efectivo contra todo tipo de ataque de virus, bacterias y cualquier patógeno que pueda hacerle daño a nuestro cuerpo. Esto incluye la boca. Dice el Doctor que la dieta balanceada debe incluir la menor cantidad de azúcar posible para que al contacto con las bacterias en la boca, no se produzca ácido que es el responsable de debilitar el esmalte y crear caries.

Además que el consumo de agua debe de ser de por lo menos 1.5 a 2 litros diarios, para que se mantenga bien afinado nuestro sistema. Sucede que no únicamente sirve el agua para “drenar” lo malo del cuerpo, sino que tiene una función mecánica de limpieza.

Cuando ingerimos agua, esta nos desagua la boca llevando pequeños restos de comida hacia el estómago, donde terminará de ser procesada y no se quedará entre los dientes.  De igual manera, me recomendó el Doctor que debo de reducir la cantidad de postres que estoy comiendo luego de cada comida para evitar sobrecarga de azúcar en la boca.

Ni modo, a hacerle caso porque ya en una oportunidad me tuvieron que hacer varios rellenos porque tenía caries y créanme cuando les digo que no fue agradable porque me dolió. Todo por descuidado.

Hay veces que salgo a almorzar con clientes, mas o menos unas tres veces por semana, y me pido un strudel de manzana a la mode que es mi postre favorito, pero no siempre puedo lavarme los dientes inmediatamente después y allí es donde corro riesgo de padecer caries.

Pero la carga de azúcar se reduce mucho si pido entonces un plato de fruta, además que es más sano. Haré la prueba y les contaré cómo me va.

¡Hasta la próxima!

SONRÍE CON ESTOS CONSEJOS DE TU CLÍNICA AMIGA 

  • Nunca es demasiada agua. Tómala cada vez que puedas.
  • Come cereales.
  • Reduce tu consumo de carne roja a seis onzas semanales.
  • La fruta es tu mejor amiga y una exquisita refacción.
  • La puedes acompañar de yogurt.