Lucir unos dientes blancos y una sonrisa saludable es algo que todos deseamos. Puede que pienses que con solo cepillarte los dientes después de cada comida, usar hilo dental y hacerte una revisión cada seis meses con tu odontólogo de confianza es suficiente, pero esto no es totalmente cierto.

¿Has tomado en cuenta todo lo que a diario llevas a tu boca y cómo podría esto afectar en la salud de tus dientes? ¿Te has puesto a pensar en qué papel juega tu dieta diaria con la apariencia de tu sonrisa?

Desde que éramos pequeños nos enseñaron que el consumo en exceso de algunos productos como los dulces y los chocolates daña de gran manera la salud de nuestros dientes y que son unas de las principales causas de caries y mal aliento, sin embargo hay muchos más alimentos y bebidas que afectan de manera positiva o negativa tus dientes.

Aquí te presentamos los alimentos que más dañan o benefician tu sonrisa.

Alimentos que benefician tus dientes

El agua: Por muy simple que parezca, el tomar agua es una de las prácticas que más ayudan a tus dientes. Este líquido te ayuda a eliminar los residuos de comida que han quedado en tus dientes, encías y lengua, también elimina el ácido y las azúcares que quedan sobre las muelas al mismo tiempo que aporta minerales beneficiosos que evitan la erosión.

Los lácteos: La gran cantidad de calcio que contienen los lácteos como la leche, el queso o el yogurt, propician el fortalecimiento de los dientes al mismo tiempo que ayudan al esmalte para evitar que éste se manche.

Fresas, manzanas y frutas ricas en fibra: Estas frutas son ricas en ácido málico el cual es uno de los principales componentes en las pastas blanqueadoras ayudando naturalmente a blanquear tus dientes. Puedes aumentar sus beneficios si las consumes frescas, con cáscara y las cortas con tus dientes en lugar de comerlas cortadas en porciones. También puedes intentar sacándoles la pulpa y colocándola sobre las cerdas de tu cepillo un par de veces por semana para usarla como si fuera tu pasta de dientes.

Chicles sin azúcar: Estas golosinas te ayudan a mantener tus dientes limpios, no aportan azúcares, estimulan la salivación, proporcionan calcio y fosfato y te ayudan a combatir el mal aliento. Es preferible que los chicles que consumas sean sabor menta y que evites los de sabores frutales y cítricos debido a sus altos niveles de ácido lo cual daña el esmalte.

Vegetales verdes: Estos vegetales poseen altas cantidades de calcio, propician la correcta salivación, además de ayudar a los procesos digestivos ya que requieren que mastiques muchas veces ayudando a tus dientes, encías e incluso a tus mandíbulas.

Los tés: Tanto el té verde como el té negro son muy efectivos para eliminar las bacterias lo cual evita a largo plazo la pérdida de las piezas dentales y enfermedades en las encías al mismo tiempo que son fuente de flúor. Es de mucha importancia que no agregues azúcar al té.

Así como muchos alimentos ayudan a fortalecer tus dientes y evitan que se dañen, hay otros que por el contrario les causan un enorme daño.

Alimentos que afectan tus dientes

Caramelos masticables: Es bastante conocido que todas las golosinas dañan de gran manera los dientes por la enorme cantidad de azúcar que contienen, sin embargo en el caso de los dulces masticables es mucho peor. Estos caramelos se adhieren a los dientes lo cual provoca que una cantidad mayor de bacterias sea producida, dañando el esmalte y convirtiéndose en una de las principales causas de caries.

Refrescos: Aunque los refrescos sean catalogados como bajos en calorías e incluso dietéticos, contienen una cantidad muy grande de azúcar y colorantes artificiales. Estas bebidas propician las caries al mismo tiempo que dañan la coloración natural del diente debido a los altos niveles de colorantes, amarilleando cada una de las piezas.

Alimentos conservados en vinagre: Los pepinillos, zanahorias, pimientos y cebollas que han pasado por un proceso de macerado en vinagre son unos de los mayores causantes de enfermedades dentales, no es que los vegetales en sí afecten los dientes sino que el vinagre es un componente alto en ácido lo cual causa el desgaste del esmalte.

Frutas cítricas: A pesar de ser una enorme fuente de vitamina C, también poseen unos niveles demasiado elevados de acidez debido a su zumo el cual erosiona el esmalte de los dientes.

Alimentos con almidón: las papas fritas, el pan, las pastas e incluso las galletas pueden llegar a dañar tus dientes tanto como lo haría un dulce. Esto se debe a que las harinas blancas se convierten al pasar el tiempo en azúcares lo cual, como ya sabrás, causa caries.

Otro importante punto que debes tomar en cuenta es reducir el número de bocadillos entre comidas, ya que éstos al ser de menor cantidad que las comidas principales no permiten la producción del bolo alimenticio con lo cual se  propicia que las partículas de comida se queden en tus encías.

Un correcto aseo dental, las limpiezas dentales que te debes hacer periódicamente y una dieta balanceada y saludable son los principales cuidados que le asegurarán a tu sonrisa una apariencia brillante, saludable y muy hermosa.