Uno de los tratamientos de ortodoncia más usados para corregir problemas de amontonamiento de los dientes o de mordida desigual, son los brackets, pues el tiempo que se requiere usarlos es relativamente bajo en comparación con otros aparatos que no son fijos y, por lo tanto, no tienen una acción continua.

Cuando tu dentista te sugiere consultar con un ortodoncista los beneficios de usar brackets, pierde el miedo a llevar en los dientes piezas metálicas. Recuerda que ahora puedes seleccionar los que quieres usar, ya sean:

  • Metálicos
  • Brackets de zafiro transparentes
  • Linguales (por la cara interna de los dientes)
  • Ortodoncia invisible

Pero además de la estética, lo que orilla a no tomar una decisión es la preocupación que tienen la mayoría de los pacientes del dolor que van a sentir cuando los coloque el especialista o durante el tiempo que dure el tratamiento. Hay mitos que afirman que cambiará por completo tu forma de comer, que no podrás masticar o que, incluso, deberás de consumir tus alimentos molidos.

Todo está lejos de ser verdad.

Los brackets no producen dolor al momento de que se colocan en la dentadura, ni tampoco en los diferentes ajustes que irá haciendo el especialista a lo largo del tratamiento. Sin embargo, existe una sensación de presión sobre los dientes que sentirás cuando te recién te pongan los brackets y cada vez que los ajusten, pero la molestia se quitará en dos o tres días.

Cuando se colocan los brackets por primera vez no se talla la superficie del diente ni se hace ningún tipo de perforación, sino que solamente se cementan sobre la pieza dental, por lo que no hay razón por la que el paciente experimente dolor. Mientras que en las revisiones se cambian y ajustan las ligas, cuando las hay; se revisa y ajusta también el arco de metal para reforzar la tensión que logre nuevos movimientos en los dientes, esto de igual forma provocará si acaso una molestia o sensación de presión, pero no dolor.

Luego colocarlos por primera vez y de cada ajuste, como en todos los tratamientos ortodónticos, los especialistas suelen recomendar al paciente no consumir alimentos duros ni a mordidas durante dos o tres días, esto porque en ocasiones las piezas dentales pueden presentar cierta sensibilidad, por lo que tampoco se recomendará consumir alimentos o bebidas demasiado frías o calientes por algunas horas.

Otra de las lesiones que generalmente se presentan cuando recientemente se han colocado los brackets por primera vez, son rozaduras en la cara interna de la boca provocadas por el contacto con los aparatos. Sin embargo, para esto el especialista dará al paciente una cera especial que evitará la irritación y así, la molestia pasará en un par de días.

A pesar de que antes de iniciar cualquier tratamiento, el especialista hará una serie de estudios y la historia clínica, es muy importante que indiques cualquier sensación extraña o molestia a tu ortodoncista, ya que hay pacientes que pueden resultar alérgicos a alguno de los materiales utilizados sin que lo sepan, por lo que es indispensable actuar rápido.

No está demás mencionar que, aunque estés en tratamiento ortodóntico, no debes dejar de lado los buenos hábitos de limpieza, de hecho, cuando se usan brackets debe realizarse una limpieza mucho más minuciosa y profunda, debido a que la comida que puede llegar a quedarse entre los aparatos, podría provocar una acumulación de placa que genere serios problemas a la larga. Pregunta a tu especialista la mejor forma de cepillarte los dientesy cuál es el mejor enjuague para ayudar a mantener tu boca y tus dientes completamente limpios.