Ahorros de realizarse una limpieza dental cada seis meses

El cuidado de nuestros dientes necesita de vez en cuando la ayuda de un profesional en el tratamiento de los dientes y de procedimientos más específicos que pueden tener un precio un poco elevado, sin embrago, ¿ya te has puesto a pensar en cuánto cuesta una consulta de emergencia tu dentista? o ¿qué tan caro es el tratamiento por una enfermedad mucho más grave?

Definitivamente es preferible prevenir que lamentar y cuando nos referimos a cuidar de la sonrisa y la salud bucal, esto funciona de igual manera.

En otros artículos ya hemos mencionado los beneficios que tiene una limpieza dental y cómo éste proceso puede evitarte el padecer de enfermedades mucho más serias. No solo porque el dentista va a revisar cada uno de tus dientes sino porque verificará que tan bien está la salud de la boca incluyendo tus encías y mordida, por lo cual realizarla al menos dos veces al año es de real importancia.

Este proceso puede parecer bastante complicado y tedioso, pero en realidad es muy simple y se basa principalmente en los siguientes pasos:

Evaluación Clínica: el primer paso es bastante básico y consiste en analizar el estado en que se encuentra cada uno de los dientes y encías, en este paso se puede determinar si el paciente está padeciendo de diferentes enfermedades como el sarro, la gingivitis e incluso el sangrado de las encías. Este es el momento más indicado para asesorar al paciente sobre la importancia de la adecuada limpieza diaria, así como recomendar las herramientas que más se adecúen al caso.

Detartraje: el primer instrumento utilizado es un aparato ultrasónico que limpia los dientes por medio de vibraciones. Este dispositivo se va desplazando suavemente sobre el esmalte de las piezas dentales mientras arroja agua, aflojando el sarro y los restos de placa bacteriana más grandes.

Curetraje: el siguiente paso se realiza por medio de la utilización de un aparato un poco más específico conocido popularmente como raspador, con este se quita individualmente la placa escondida de cada pieza asegurando que cada diente quede correctamente limpio.

Profilaxis: este paso consiste en pulir los dientes de manera manual con la ayuda de una herramienta y una solución que se aplica en los dientes, a pesar de ser una sustancia para pulir tiene sabores variados como chocolate, menta, cereza o fresa, lo cual no causa incomodidad en el paciente.

Aplicación de fluoruro: para concluir el proceso de limpieza se recubre el esmalte de los dientes con un gel protector hecho a base de flúor, esta sustancia se coloca por un tiempo aproximado de 30 segundos lo cual ayudará a fortalecer los dientes debido a la exposición a los ácidos que el sarro le ha representado.

Existen ciertos casos en los que el proceso de limpieza deba ser más largo y utilizar ciertos pasos e instrumentos más específicos además de los que ya se han presentado, así como reducir el periodo de tiempo entre éstas de seis a cuatro meses, dependiendo de la enfermedad con la que haya sido diagnosticado el paciente.

Un proceso simple y sin dolor que no durará más de 45 minutos puede ofrecerte una permanente duración de tus piezas dentales, así como evitar el desarrollo de otras enfermedades que requieran un cuidado mucho más específico y con un costo más elevado. La periodontitis, la gingivitis, el sarro y otras enfermedades bucales pueden ser fácilmente controlados con tu frecuente visita al dentista al menos dos veces al año.