La higiene bucal es un hábito que nuestros padres nos inculcan desde pequeños para mantener nuestros dientes sanos y sin problemas bucales como caries, enfermedades de las encías o gingivitis, entre otras. Al adoptarlo como un hábito que hacemos a diario, por lo menos tres veces al día, ya no nos detenemos a analizar si nuestra limpieza es realmente efectiva.

Como todo hábito llega un momento en  que se convierte en algo que hacemos en automático y asumimos que lo hacemos bien,  pero ¿te has preguntado si en realidad estás lavando tus dientes de  forma correcta?

Para ayudarte a saber si estás pasando por alto algún detalle o estás haciendo algo mal en la forma de cepillar tus dientes, a continuación te damos 6 consejos para que tu cepillado realmente te ayude a mantener una higiene bucal sana.

  • Elegir el cepillo adecuado para ti. Este es el primer paso para una buena limpieza bucal, lo recomendable es comprar un cepillo de acuerdo a la forma y tamaño de tu boca,  que sea de cerdas suaves para evitar dañar tus dientes y encías, y no olvides cambiarlo cada dos o tres meses.
  • Haz un enjuague con agua antes de empezar. Con este enjuague eliminarás restos de comida y neutralizarás la acidez de algunos alimentos como vinagre, refrescos, jugo de naranja, etc.; los cuales debilitan el esmalte y hacen tus dientes más sensibles al cepillado.
  • No mojes tu cepillo. El hábito de mojar nuestro cepillo antes de ponerle pasta, es de los errores más comunes, ya que al mojarse las cerdas pierden su eficacia y  la limpieza no tendrá el mismo efecto.
  • No olvides cepillar tu lengua. Es fundamental que no olvides cepillarte la lengua, siempre de dentro hacia fuera, porque es aquí donde hay más acumulación de bacterias, y si no limpias esta zona, el cepillado no servirá de nada.
  • Usa hilo dental. Para alcanzar una limpieza impecable en tus dientes es necesario el uso del hilo dental para ayudar a remover los residuos de comida que se quedan entre los dientes. De lo contrario estás dejando sin limpiar un 40% de la superficie de tus dientes. Los expertos recomiendan que sea 1 vez al día, de preferencia por las mañanas.
  • No enjuagues con agua después del cepillado. Si utilizas una pasta de dientes que contenga flúor, no debes enjuagar tu boca con agua después de cepillarte los dientes, si lo haces estarás desechando todas las propiedades de la pasta dental y no lograrás que tenga el efecto necesario en los dientes, debes dejarla actuar por lo menos media hora,
  • Utiliza enjuague bucal: Este hábito se recomienda realizarlo por lo menos una vez al día, de preferencia por las noches, debido a que durante la noche es cuando se acumulan la mayor cantidad de bacterias.

Como te puedes dar cuenta, el mantener sanos nuestros dientes, no es una ciencia, sino todo lo contrario. Adoptar estos hábitos es muy sencillo y los resultados que obtienes te brindan beneficios que te ayudarán a tener una higiene completa y a prevenir complicaciones o enfermedades posteriores. Recuerda, además de los consejos que te acabamos de dar, visitar periódicamente a tu dentista para tener la certeza de que la salud de tu boca es total.