Cepillarse los dientes es uno de los primeros hábitos higiénicos que nuestros padres nos enseñan, mantener tus dientes sanos y sin caries y tus encías libres de gingivitis son solo algunas de las razones por las cuales éste hábito higiénico diario es tan importante. Al hacer una actividad como ésta todos los días puede que a largo plazo no pongas la suficiente atención sobre qué tan efectivo está siendo tu proceso de cepillado.

El mayor problema de las actividades que realizamos a diario es que llega un momento en que empezamos a hacerlas automáticamente y asumimos que las estamos haciendo bien, sin embargo ¿Estás realmente cepillándote los dientes como debería de ser?

Si crees que estás pasando algún detalle por alto o quieres saber si hay algún paso que estés olvidando, a continuación te presentamos 7 muy útiles consejos que te ayudarán a realizarte un cepillado realmente completo.

  1. Selecciona tu cepillo de dientes

Puede que creas que este paso no es realmente importante, sin embargo el tipoi de cepillo de dientes que utilices juega un muy importante papel en la calidad de tu cepillado. Lo recomendable es que tu cepillo de dientes sea adecuado para el tamaño y forma de tu boca, así como que tenga cerdas suaves para que no dañes tus dientes o encías cuando te cepilles. Es de real importancia que recuerdes cambiarlo cada dos o tres meses.

  1. Enjuágate con agua antes de empezar

Enjuagarte con agua antes de empezar a cepillarte los dientes es de mucha ayuda. Este simple paso eliminará los restos de comida que queden entre tus dientes, así como ayudará a eliminar el ácido que dejen algunos alimentos como el vinagre, los refrescos y los jugos de naranja ya que estos debilitan el esmalte y hacen que tus dientes sean más propensos al daño.

  1. No mojes tu cepillo

Mojar tu cepillo antes de ponerle pasta dental es uno de los hábitos que consideramos correctos para iniciar el cepillado, sin embargo esto es un gran error, esto se debe a que al mojarse las cerdas su eficacia se ve reducida significativamente por lo cual los resultados del cepillado no serán los mismos.

  1. Cepilla tu lengua

Cepillarte la lengua es de real importancia pues es la parte de la boca donde se encuentra el mayor número de bacterias acumuladas. Recuerda que su cepillado es desde adentro hacia afuera, al no hacerlo las bacterias de tu lengua irán a tus dientes inmediatamente así que tu cepillado se desperdiciaría.

  1. Usa hilo dental

La limpieza de tus dientes no requiere únicamente del uso de tu cepillo, es por eso que debes hacer uso del hilo dental. Este te permitirá remover los restos de comida que quedan alojados entre tus piezas dentales, de lo contrario el 40% de tus dientes quedará como si no los limpiaras. Recuerda usarlo al menos una vez al día, de preferencia en las mañanas.

  1. Cepíllate correctamente

Para que tu cepillado dental sea lo más efectivo posible debes hacerlo correctamente. Lo primero que debes hacer es limpiar la parte frontal y trasera de tus dientes colocando el cepillo horizontalmente y cepillando de abajo hacia arriba para los dientes inferiores y de arriba hacia abajo para los superiores. Luego de esto coloca el cepillo de forma plana y cepilla la parte masticadora de tus dientes haciendo movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj. De igual manera es importante que cepilles cuidadosamente a lo largo de la línea de las encías, de esta manera te asegurarás de no dejar ni un solo lugar de tu boca sin limpiar.

  1. No olvides el enjuague bucal

Al igual que el hilo dental, es recomendado que realices este hábito al menos una vez al día. A diferencia del hilo dental, este debes hacerlo por las noches pues es en ese momento cuando el mayor número de bacterias se hacen presentes.

Mantener una sonrisa completamente saludable no es un proceso difícil y si adoptas los hábitos que te hemos mencionado los resultados que obtendrás te brindarán beneficios que te ayudarán a tener una limpieza dental completa para que puedas prevenir complicaciones y eliminar los riesgos de futuras enfermedades. Visita a tu dentista periódicamente y asegura completamente la limpieza que tus dientes necesitan.