El mal aliento es muy desagradable, no sólo para la persona que lo padece, sino también para quienes lo rodean. Clínicamente, el mal aliento lleva el nombre de halitosis y se puede desarrollar por tener malos hábitos de salud en la boca. A continuación te mostraremos como la alimentación y la falta de higiene pueden tener diferentes efectos; de la misma manera te mencionaremos que hacer para prevenirlo, quién es el especialista para tratarlo y algunos de los productos que puedes utilizar para eliminarlo.

¿Lo que como afecta en mi aliento?

Básicamente toda la comida inicia un proceso de descomposición en tu boca. A medida que es digerida y absorbida en el torrente sanguíneo para después llegar a tus pulmones y en consecuencia tu aliento. Si comes alimentos con un olor fuerte (como cebolla o ajo), el cepillarte y usar hilo dental, incluso enjuague; solamente cubrirá el olor temporalmente. El olor no desaparecerá hasta que haya sido procesado en su totalidad por tu cuerpo.

¿Qué impacto tienen los malos hábitos de higiene bucal en el aliento?

Si no te cepillas ni utilizas hilo dental diariamente, las partículas de la comida se concentrarán en tu boca, promoviendo el crecimiento de bacterias entre los dientes y alrededor de las encías y la lengua. Esto causa mal aliento. El tabaquismo también es responsable del mal aliento, reduce la habilidad de degustar los alimentos e irrita las encías.

¿Qué problemas de salud están asociados con el mal aliento?

Si tienes mal aliento continuamente o tienes un mal sabor de boca, ten cuidado porque estos pueden ser síntomas de una enfermedad relacionada con las encías o también conocida como enfermedad periodental. Este padecimiento es causado por la acumulación de placa en las encías y de no darle la importancia necesaria, puede causar daños permanentes incluso en la mandíbula.

Otra condición médica que puede causar mal aliento es la “boca seca”. La saliva es necesaria para hidratar la boca, neutraliza los ácidos generados por la placa, y enjuaga las células muertas que se acumulan en la lengua, encías y mejillas. Si estas células no son removidas, estas células descompuestas causarán mal aliento. Este padecimiento puede ser causado por algunos medicamentos, problemas con la glándula que genera la saliva o por respirar constantemente a través de la boca.

¿Qué puedo hacer para prevenir el mal aliento?

No es necesario hacer nada extraordinario, lo único que te recomendamos es tener una higiene bucal adecuada a través del cepillado, el uso del hilo dental y un enjuague. Para que estos hábitos realmente tengan un efecto positivo, recuerda realizarlos por lo menos dos veces al día y especialmente después de los alimentos.

¿Quién me puede ayudar a tratar el mal aliento?

En la mayoría de los casos, el dentista es el especialista que te puede ayudar a tratar el mal aliento. Si el dentista determina que tu boca se encuentra saludable y que el origen de este, no proviene de la boca, seguramente te sugerirá que veas a otro especialista, como lo puede ser un periodontista.

¿Qué productos puedo utilizar para eliminar el mal aliento?

Un enjuague antiséptico te puede ayudar a eliminar la bacteria causante del mal aliento. Pregúntale a tu dentista, cuál es el producto que mejor se adecua a tus necesidades.

Ahora ya lo sabes, el mal aliento no sólo te puede perjudicar en la imagen, sino que también resulta ser una señal de que algo más no está bien.