Una de las principales cualidades de una sonrisa perfecta y que estéticamente tiene un gran peso , es el hecho de que nuestros dientes estén blancos. Esto refleja no sólo una buna higiene bucal sino una boca limpia, sana y habla muy bien de nosotros. El que tan blancos sean nuestros dientes tiene que ver con diferentes elementos, desde cuestiones genéticas y hábitos de limpieza hasta los alimentos y bebidas que consumimos.

Definitivamente la mejor manera de tener los dientes blancos y sanos, es a través de el dentista, quien mediante la limpieza dental, no sólo realizará lo necesario para mejorar el color de tus dientes, sino que además revisará el estado de tu boca. Sin embargo, existen algunas acciones y alimentos para que realices en casa el blanqueamiento de los dientes. A continuación te damos algunas sugerencias:

  • Cepillarte los dientes: este hábito es fundamental para lograr unos dientes blancos, pero sobre todo sanos; particularmente después de haber consumido alimentos o bebidas. Para que realmente sea efectivo, es necesario la persistencia, de esta manera lograrás que lo que comiste o bebiste no manche los dientes y genere alguna decoloración por la acumulación de bacterias.
  • Bicarbonato y peróxido de hidrógeno: esto funciona muy bien como un blanqueador natural. Mezcla una pequeña porción de peróxido con otra pequeña porción de bicarbonato de sodio para hacer una “pasta”. Cepíllate los dientes con esta pasta como regularmente lo haces, no olvides la parte trasera. El peróxido de hidrógeno en un agente antibacterial y funciona muy bien como un limpiador para la boca y las encías, manteniéndolas libres de bacterias.
  • Aceite de coco: por extraño que parezca, la aplicación de aceite de coco después de cepillarte los diente, ayuda significativamente al blanqueamiento de los dientes. Utiliza una cucharadita de aceite y distribúyelo con la lengua entre los dientes por un lapso de 5 a 20 minutos. O en su defecto, agrega algunas gotas a tu cepillo de dientes y realiza del procedimiento. A su vez, el aceite de coco tiene propiedades antibacteriales, así que también ayuda a la salud de tus encías.
  • Vinagre de aceite de manzana: esta sustancia ayuda a limpiar las encías y a remover las manchas en los dientes, especialmente de café y nicotina. Funciona como un blanqueador natural, sin embargo, es importante que consideres que los efectos pueden tardar hasta un mes siempre y cuando lo apliques constante. Ten cuidado, porque como con todas las sustancias ácidas, de utilizarse en exceso, puede remover el esmalte de los dientes, por lo que después de cepillarte con el vinagre, utiliza la pasta de dientes que usualmente usas; al terminar enjuaga con agua.
  • Cáscaras de limón o de naranja: el tallarte con esto ayudará a blanquearte los dientes, pero al igual que el punto anterior, recuerda que son alimentos ácidos, así que si los utilizas no olvides cepillarte como normalmente lo haces y enjuagar. Además, utilizar las cáscaras ayuda a tener un aliento fresco, por lo que ayuda a eliminar las bacterias dentro de tu boca.
  • Fresas: machaca de 4 a 5 fresas y restriégalas en la superficie de los dientes, procura aplicarlo de 3 a 5 veces por semana. Al terminar, sólo enjuágate con agua.

Además de los tips que te acabamos de dar, existe productos especializados que puedes encontrar en cualquier supermercado o farmacia, tales como: pasta de dientes para blanquear los dientes, tiras blanqueadores para los dientes y gel blanqueador.

Independientemente de lo que vayas a utilizar para blanquearte los dientes, recuerda acudir al dentista para revisión 2 veces al años, así no sólo tendrás dientes más blancos, sino que una boca sana y una sonrisa perfecta.