La importancia del blanqueamiento de dientes más allá de la estética

Tener unos dientes perfectos es algo con lo que la mayoría sueña, y es que se ha comprobado que una hermosa sonrisa brinda mayor autoestima a las personas; pero más allá de eso, varios estudios han confirmado que además de la estética, los dientes blancos generan varios beneficios a la salud, por lo que aquí encontrarás todo lo que debes saber sobre obtener el mejor blanqueamiento dental.

Los expertos recomiendan que luego de un largo proceso dental, como los frenillos o brackets, el paciente se realice un blanqueamiento dental para que el proceso quede perfeccionado; sin embargo, existen personas que prefieren evitarlo por el temor a que se les dañen en el proceso y por los mitos que aseguran que no es bueno blanquearse los dientes, pero todo es una mentira y ahora descubrirás por qué; además, los estudios confirman que restablecer el blanco de la sonrisa es determinante en mejorar la autoestima y las relaciones personales.

Los dientes de cada persona son, desde el principio de su vida, y hasta por herencia, de un color distinto y con el tiempo todas las dentaduras se van oscureciendo, pero hay elementos que aceleran el proceso y también hay elementos que colaboran a mantener este hermoso color.

¿Es malo blanquearse los dientes?

La respuesta es no.

El blanqueamiento dental es algo tan seguro como el tratamiento para corregir los dientes torcidos con frenillos o eliminar caries; pero como todos estos procesos, sí es recomendable que el paciente haga una cita previa para que se le realice un diagnóstico y así saber si cumple con los requisitos necesarios para el tratamiento; por ejemplo, es necesario que el paciente no tenga ningún tipo de caries (Por eso se deben tratar primero), y que sus encías también estén en óptimas condiciones por la fuerza del proceso con el que se realiza el blanqueado.

El único caso en el que definitivamente no es una buena opción mejorar el color de los dientes es cuando la persona padece de hipersensibilidad en los dientes, esto debido al tipo de componentes que se utilizan en el proceso y que en ese caso, podrían dañar y lastimar tanto las encías como los dientes.

Es importante saber que el uso de sustancias blanqueadoras con la concentración suficiente para ser efectivas está restringido a los dentistas.

Las pastas de dientes blanqueadoras tienen una concentración de blanqueador muy baja, y hay en el mercado productos que te ofrecen resultados pero pueden ser dañinos para la salud, por lo que siempre hay que visitar a un experto.

Luego de que el dentista hace la evaluación, ya se puede determinar cuál será la forma elegida para el blanqueado, y existen dos:

Puedes blanquear tus dientes de una forma externa

Este funciona aplicando Peróxido de Hidrógeno en la superficie de los dientes y utilizando la luz ultravioleta o calor para acelerar el proceso, pero esto debe ser realizado en la clínica dental especializada, ya que se necesita cuidar los tejidos bucales y conocer el proceso. Es por esta razón que es mucho más recomendable realizar el tratamiento con un dentista calificado y no a través de pastas dentales o tratamientos que venden en Internet y que podrían generar problemas.

Una vez realizada la primera sesión se procede a aplicar un producto de acción progresiva, Peróxido de Carbamida, mismo que el paciente se aplica una vez al día en su propia casa durante una o dos semanas, haciendo que el resultado sea increíble.

Puedes blanquear tus dientes de una forma interna

El blanqueamiento interno se realiza en casos muy extremos en los que los dientes presentan problemas más serios y las manchas o el color amarillento se debe a otro tipo de causa más profunda como el exceso de cigarro, productos químicos, traumatismos etc. Este método se lleva a cabo en el interior del diente, y por tanto requiere la existencia de una endodoncia previa. Sus resultados son mucho más previsibles.

Muchas personas preguntan si al tener empastes o porcelana esta también se puede blanquear, pero en este caso se debe hacer un proceso más complejo, ya que el gel blanqueador solo actúa sobre el esmalte natural del diente. Así pues, si se tiene algún tipo de reconstrucción en los dientes anteriores, estos se verán más oscuros tras el blanqueamiento y habrá que cambiarlos si se pretende conseguir un color uniforme, que es lo que todos quieren.

Dicho esto, está desmentido que el proceso de blanqueado sea dañino para la salud o elimine el esmalte de los dientes, lo más recomendable es visitar al experto para que según la situación de cada paciente se elija el mejor tratamiento.

Más allá de la belleza de una sonrisa blanca, está comprobado que blanquear los dientes hace que las personas obtengan una mayor seguridad en las relaciones sociales, y aquí algunas de las razones por las que este tratamiento es muy recomendable:

  •      Ayuda a eliminar las manchas generadas por café, tabaco y otras sustancias.
  •      Protege de caries y otras enfermedades bucales
  •      Hace que los dientes se vean más rectos
  •      Aumenta la confianza en el paciente

Sabiendo esto, la pregunta es cómo se hace para obtener una sonrisa como las que vemos en televisión, y aunque existen muchas opciones, la más efectiva es la que se realiza con el dentista, misma que se debe hacer cada dos años aproximadamente para no perder el esmalte.

Qué hacer para tener dientes más blancos…

Existen personas que tienen los dientes blancos desde siempre, otras cuyo esmalte siempre ha sido amarillento, y otras que han perdido el color por vicios que generan daños en la dentadura, pero lo cierto es que tener dientes más blancos si se puede, y ya sea como medida preventiva antes del tratamiento, o para mantener el color que te da el blanqueado, hay varios consejos para realizar y conservar esa hermosa sonrisa que solo el dentista te puede dar.

Aquí te compartimos algunos de los remedios caseros más efectivos…

1, Salvia y naranja

blanquear dientes naranja

Un buen consejo casero es cepillarse los dientes como todas las noches y luego frótalos con una mezcla de hojas de salvia y una rodaja de naranja, el resultado es rápido y mantiene el blanqueado.

2, La zanahoria funciona para algo más que la vista

blanquear dientes zanahoria

Ingerir una zanahoria pelada y cruda al día es una ayuda increíble a la hora de mantener la blancura de la dentadura. Además, es un producto muy beneficioso para la salud de las encías, y si luego de cepillarse, se frotan los dientes con una zanahoria, se pueden obtener beneficios.

3, El bicarbonato es el mejor amigo

blanquear dientes bicarbonato

El bicarbonato de sodio es una herramienta imprescindible, aunque debe usarse con mucha precaución, ya que podría llegar a dañar la placa si se frota sobre las piezas dentales, por lo que la mejor solución es hacer un enjuague bucal con una cucharadita de este producto dos o tres veces al día. También es excelente para curar y prevenir el sangrado de las encías.

4, Plátano

blanquear dientes platano

30 segundos frotando la cáscara de plátano en los dientes y los resultados pueden ser increíbles, dará brillo y mantendrá el blanco de tu dentadura.

5, Albahaca

blanquear dientes albahaca

Frotarse los dientes con hojas de albahaca, que además de ser un blanqueador natural, resulta un antiséptico muy bueno y combate la placa bacteriana y previene de manera completamente natural la halitosis (el mal aliento).

Todos estos consejos son excelentes, pero nuevamente es importante recordar que lo más recomendable es visitar al médico periódicamente para llevar un rastro del historial clínico de los dientes, ya que es la carta de presentación ante el mundo y además un mal cuidado de estos puede afectar la salud en varios sentidos.

Un dato importante de recordar es que como todo tratamiento, el resultado va a depender de cada persona, y en este caso de su dentina, que es el tejido duro que se encuentra debajo del esmalte de los dientes. Si el paciente ha tenido malos hábitos de higiene, fuma en exceso o consume muchos alimentos como el café o el vino, el resultado puede costar un poco más.

También es importante saber que nadie tiene la misma tonalidad de blanco en la dentadura, por lo que blanquear los dientes hará que el paciente obtenga el color más puro que sus dientes posean, pero este no tiene por que ser una blanco impoluto, pues todas las dentaduras son distintas.

Ahora que ya sabes cuál es el proceso de blanqueado de dientes, no pierdas más el tiempo y corre a hacer tu cita con el dentista para que sea él quien te explique qué es lo más recomendable para ti.