La sonrisa es una característica peculiar y distintiva en cada uno de nosotros. Generalmente, en una primera impresión, tu sonrisa es el elemento más evidente de tu rostro y da la pauta para una comunicación más amena, ya sea en una cita con la persona que te gusta, como también en una entrevista de trabajo. En pocas palabras, tu sonrisa es el punto focal de tu rostro.

¿Pero qué pasa cuando no estás satisfecho de cómo luce tu sonrisa? Puede que hayas dejado de sonreír más seguido, que hables menos y que muestres un semblante sin expresión aunque realmente no sea así.

Muchas veces, la apariencia de tus dientes no puede arreglarse solamente con una limpieza y un blanqueamiento dental, y en esos casos la solución al problema son las carillas. Estas son pequeñas capas de porcelana que se colocan en parte frontal de los dientes para hacerlos llegar a un tono blanco realista y corregir la alineación y separación de tu dentadura.

Estas son las seis razones que pueden indicarte si estás necesitando carillas dentales:

  1. No estás satisfecho con tu sonrisa

Probablemente la razón por la que estás leyendo esta entrada sea precisamente porque no te sientes feliz con la apariencia de tu sonrisa. En este caso, tómate un momento y hazte un par de preguntas para evaluar: ¿Qué es lo que no te gusta de tu sonrisa? ¿Sientes que tienes los dientes desalineados o manchados?

Las razones por las que no estás a gusto con tu sonrisa pueden ser muchas, pero no te desanimes, porque la solución está aquí para que recuperes su esplendor. Lo único que tienes que hacer es llamar a tus dentistas en Clínicas Sonríe, quienes te estarán realizando una evaluación personalizada y estarán respondiendo atentamente todas tus dudas antes de iniciar con tu proceso de aplicación de carillas.

  1. Dientes rotos, astillados o cuarteados

Puede que desde hace mucho tiempo tengas piezas dentales dañadas ya sea por accidentes, alimentos duros o por la falta de calcio. Dependiendo de cuál sea el problema y de acuerdo a la magnitud del daño, tu dentista te recomendará unas carillas personalizadas para que puedas sonreírle de nuevo al mundo mostrándole una dentadura renovada en apariencia.

  1. Dientes manchados o decolorados

Algunos tratamientos caseros para el blanqueamiento o los productos comunes de fácil adquisición no nos ofrecen los resultados que esperamos a pesar de una aplicación constante. Tal vez esto sea un indicador importante para notar que necesites carillas. Tu dentista te indicará cuál será el mejor procedimiento para ti.

  1. Dientes separados

Si notas espacios grandes o pequeños entre tus dientes, probablemente no estés conforme con cómo lucen, impidiéndote mostrar tu sonrisa. Consulta a tus especialistas en Clínicas Sonríe, ellos te recomendarán la mejor opción para darle solución al problema

  1. Desgaste en los dientes

Con la edad, los dientes van sufriendo de un deterioro natural, sin embargo, hay ocasiones en que este deterioro se ve acelerado por diferentes motivos como el rechinar de dientes (también llamado bruxismo), por la aplicación de químicos corrosivos o por ingerir alimentos que dañan el esmalte de los dientes. Tu especialista evaluará si el deterioro se ha dado por abrasión, fricción o erosión, y te ofrecerá el proceso de colocación de carillas más adecuado para tu caso, restaurando la apariencia y el funcionamiento de los dientes.

  1. Dientes desalineados, disparejos o irregulares

Cuando el nivel de desalineación de tus dientes es significativo, quizá tu condición pueda repararse con el uso de aparatos de ortodoncia. Sin embargo, si el nivel es mínimo, las carillas son una gran opción para ti. Tus dentistas evaluarán el nivel de desalineación de tus dientes y determinarán la mejor opción para tu situación.

Entonces, ¿necesito usar carillas?

Si te sientes identificado al menos con uno de los factores antes mencionados, lo mejor sería que visites a tu dentista para confirmar si necesitas carillas. Es importante prevenir cualquier tipo de deterioro a tu salud bucal por medio de buenos hábitos de higiene.

Si eres candidato a utilizar carillas, muy pronto estarás dándole a tu sonrisa una nueva apariencia mucho mejor de lo que esperabas, y estarás beneficiándote de las buenas cualidades y las ventajas de sonreír sin miedo alguno.